Publicado el 16 febrero, 2016 por documentales

Vivimos en un mundo que funciona con una precisión de nanosegundos.

En una milimillonésima de segundo la luz recorre sólo 30 cm.

La tierra se desplaza menos de 1 milímetro en su órbita alrededor del sol.
Pero la tecnología que utilizamos para facilitar la comunicación de masas viaja a través del espacio, y el control del comercio marca sus nanosegundos con una sicronización perfecta, operando en un mundo imperceptible para nosotros.
Un segundo es nuestra referencia, aproximadamente un tic tac por cada latido de nuestro corazón.

Category Tag

Añadir comentario

Your email address will not be published.